Ancianos en Uruguay - Nuestra directora en Buen Día Uruguay

La Dra. Gianella Massera Bordoni, Directora Técnica de Residenciales Red Bienestar fue invitada al programa "Buen día Uruguay" de Montecarlo TV Canal 4 para hablar de la situación de los Adultos Mayores en Uruguay.

Federico Paz: Con muchísimo gusto vamos a recibir a la Dra. Gianella Massera, que es Geriatra Gerontóloga, integrante de la Dirección de la Sociedad de Gerontología del Uruguay.

Muy bienvenida.

Gianella Massera: Bueno, muchas gracias, buenos días.

Christian Font: Un placer.

Gianella: Gracias.

Christian: Estabamos hablando de “nunca es tarde” y yo estoy seguro que usted tratando con adultos mayores debe tener un montón de anécdotas, al menos alguna para compartir sobre ese, no se si llamarlo abuelo o abuela, a veces suena como condescendiente, ¿no?.

Gianella: Yo creo que los términos son todos buenos. Viejo, anciano, adulto mayor, depende siempre del cariño con el cual uno se refiera a esa persona.

Christian: A mi “viejo” siempre me inspiró mucho cariño. El viejo o la vieja que dijo un buen día, “hoy voy a bailar”, o “me anoté en el club de bochas”, no se, esa cosa que el entorno mira con suspicacia. Complicado el entorno a veces también.

Gianella: Claro, lo que pasa que el entorno no comprende que esa persona que ahora es un adulto mayor, sigue siendo la misma persona de antes.

Una vez un paciente me lo dijo y me quedó para toda la vida “Yo soy un joven de 20 años encerrado en un viejo de 80”. Seguís siendo el mismo. Tenés determinadas limitaciones en tu vida, pero sos la misma persona.

Christian: Te siguen gustando las mismas cosas.

Gianella: Por supuesto. Y sos capaz de realizar cualquier actividad así como lo hacías cuando eras joven.

Federico: Capaz que la carrocería no es la que acompaña la intención que tiene, pero a su manera se las ingenia de todas formas para hacer lo que quiere.

Gianella: No hay edad para ninguna actividad. Todos a su nivel de ejecución, pero no tenemos edad.

En el anecdotario la más relevante de todas fue un par de pacientes que vienen a la consulta, octogenarios ambos, no se conocían entre si, y un buen día entran juntos a la consulta.

Federico: No me diga que…

Gianella: Sí.

Federico: Nació el amor.

Gianella: Me vienen a plantear que la razón no era ninguna razón médica que me venían a plantear, pero me querían invitar a su casamiento.

Federico: Notable.

Christian: Muy bien.

Gianella: Se habían conocido en la sala de espera. Ahí es cuando me pregunté si los estaba haciendo esperar demasiado, ¿no? (risas) porque llegaron a conocerse muy bien.

Christian: Lo que le dijo él a ella, es “No podemos esperar más, vamos al registro civil”.

Gianella: Eso es cierto.

Federico: Lo cierto es que también usted decía, que las personas sienten por ejemplo, “soy el mismo de los 20 años pero con un cuerpo de 80”, pero manejando otros tiempos en todo caso también.

Gianella: Sí, por supuesto.

Federico: Por la conciencia de que en realidad la vida ya agarró la bajada, por una cuestión inevitable, natural, ¿no?

Entonces los tiempos se procesan de otra manera, es el ahora, el vivir el momento.

Gianella: Sí. Lamentablemente lo tendríamos que hacer a toda edad ésto. Obviamente sin dejar nuestras obligaciones, pero sí vivir el día a día, no esperar al viernes para ser feliz, si uno puede ser feliz un lunes.

Pero claro, cuando uno llega a determinada edad se replantean todas esas actividades que no se hicieron, porque claro, está el cuidado de los hijos, el cuidado de los padres, está el trabajo, otras actividades que no nos permiten hacer lo que nos da más placer.

Christian: Aquí hemos recibido varias veces a Glenda Rondán que también un poco se ha auto proclamado abanderada de la “generación genial” como le dice ella, decir “Claro, ahora es cuando precisamente, quizás tenemos más tiempo para dedicarnos a nosotros mismos”.

Gianella: Sí claro, por supuesto.

La tarea importante que uno tiene que hacer en la juventud es justamente prepararse para la vejez, que es algo inevitable, una etapa inevitable, pero bueno, nosotros nos tenemos que preparar para la vejez.

Federico: En líneas generales, ¿la vejez en Uruguay cómo se vive? porque no hay que perder de vista la condición económica, la situación en la que llegan muchos a jubilarse o no, si les alcanza como para disfrutar plenamente de esa vejez.

Gianella: En Uruguay si bien nosotros vemos muchos déficits en el adulto mayor del punto de vista financiero, económico, de relacionamiento, si nosotros nos comparamos con Latino América por ejemplo, somos uno de los países que los adultos mayores están en mejores condiciones.

En grandes porcentajes viven en una casa aceptable, tienen agua potable, tienen luz, tienen acceso a la salud, que es muy importante también, pero claro, comparados de repente con otras culturas y otros lugares, allí sí tenemos mucho en el debe. Por ejemplo las actividades que hace el adulto mayor en otros lugares, los centros donde se reúnen a realizar charlas, conferencias, cosas que le aporten, universidades de la tercera edad.

Federico: Sí, el protagonismo que pueda tener en la sociedad.

Christian: Hay cosas ahí donde no solo pasa por el estímulo en lo económico o en la infraestructura, si no también en lo cultural, que es un entorno que favorece eso, que no censure y que no reprima también.

En ese sentido, si bien es importante vivir el día a día, uno de los temas que afecta a muchos de nuestros viejos es el tema de la dependencia. Nos decías fuera del aire que la consulta lo que hace es prevenir para que eso no ocurra.

Gianella: Exactamente, sí. La tarea del Geriatra Gerontólogo, que en realidad como yo les comentaba fuera de cámara, nuestro título es Preancianidad Geriatría y Gerontología o sea que a partir de la edad madura, de los 50 a 55 años tenemos que empezar a tomar medidas para tener una buena vejez. Ésto es la realización de una dieta adecuada, la realización de ejercicio, la socialización es muy importante también.

No nos tenemos que olvidar que a determinada edad aumenta la posibilidad de las personas solas, los viudos, las viudas, entonces el fomentar la sociabilidad es muy importante porque llega un momento en el cual necesitamos el apoyo afectivo y lo tenemos de nuestros amigos y de nuestro entorno.

Federico: En una época en donde se está hablando tanto de los cuidados y de proporcionar cuidados a los adultos mayores ¿cualquiera puede ocuparse de un veterano o de una veterana o hay que tener formación al menos básica como para hacerse cargo de los cuidados de un adulto mayor?

Gianella: Bueno, lo que sucede en nuestro país es que las personas, obviamente cuando van a realizar esa tarea de cuidado sea en el ámbito público o privado, en una residencia de ancianos, tienen una entrevista previa por supuesto, y se miden sus condiciones físicas, pero sobre todo psicológicas. En realidad el cuidador es una persona que necesita el constante apoyo del cuerpo médico, del psicólogo, del trabajador social, necesita un apoyo continuo, ya que es una tarea muy importante.

Son en general personas de una sensibilidad grandiosa, porque una cosa es estar en una consulta con un adulto mayor 3 horas y otra cosa es pasar 12 horas con el adulto mayor, que le repite las cosas, que tiene incontinencia, que hay que rotarlo, que hay que bañarlo, que hay que hacer una comida adecuada, o que se pone agresivo o que deambula todo el tiempo. Entonces, para mi el cuidador es una persona maravillosa, realmente está dando una ayuda a la sociedad muy importante.

Soledad Ortega: Una pregunta que tiene que ver por el lado emocional de la persona mayor, como bien decía la doctora, a veces es una etapa de la vida en donde hay pérdidas muy importantes en la vida de esa persona, y ¿desde qué lugar ese médico, esa médica puede detectar por ejemplo lo que puede ser quizás una depresión en esa etapa de la vida? ¿cómo colaborar con la parte emocional de esa persona?

Gianella: La tarea del cuidador, que por ahí va lo que tu me preguntas, se divide en dos etapas:

La primera y que es la más importante, es el conocimiento de la persona. Uno no puede cuidar si no conoce el sujeto de su cuidado, entonces lo primero es la escucha.

El cuidador debe aproximarse a esa persona que es la que va cuidar, y debe escucharlo, debe saber de su vida, sin interferir, sin dar consejos, sin hablar lo más mínimo ni emitir el más mínimo juicio. Ésto lleva a que el cuidador sepa lo interno de esa persona y como debe actuar sobre ella. No es lo mismo una persona que está sola, no es lo mismo una persona que no pudo tener una familia o que tuvo grandes duelos como la pérdida de un hijo por ejemplo, entonces todo eso se manifiesta y es muy importante conocerlo para después sí pasar a la etapa de intervención.

Entonces si yo conozco a esa persona, a ese anciano, yo puedo intervenir en su cuidado, puedo tener acciones que favorezcan la prevención, anticipadas, que me hagan pensar que esta persona puede llegar, por ejemplo a tener una úlcera, puede llegar a tener una caída, pero si no la conozco no lo logro, y después sí actuar sobre esas cosas, pero eso ya es la parte de intervención sobre el anciano.

Ahora, los diagnósticos psiquiátricos como la depresión, no lo realiza el cuidador, sino que lo realiza el cuerpo médico en su total. Nosotros podemos tener elementos como el llanto, el mutismo, que la persona no se quiera alimentar, que la persona quiera permanecer en cama todo el día, son elementos que te llevan a que los juntas y los llevas al médico para que él haga su diagnóstico.

Christian: Bien, Gianella, el tema en realidad es apasionante porque aborda un montón de aristas.

¿Que té motivó a especializarte en geriatría?

Bueno, fue muy difícil la elección, yo ya tenía familia, tenía mi primer hijo cuando terminé el internado, y pensaba hacer cirugía realmente, era mi pasión, y luego me di cuenta que no iba a darle la atención a mi familia que ella iba a merecer si yo era cirujana, fue una decisión de unos pocos días y entonces volví a repensar toda la carrera y ver de que manera yo podía ayudar a alguien, o sea , me importaba mucho la parte social en la medicina, descarté los niños porque a mi los niños me gustan sanos lamentablemente, es así, no puedo con un niño enfermo y bueno, me dedique al adulto mayor porque pensé que eran los que más necesitaban apoyo

Federico: en la consulta por lo que hemos charlado acá, más allá de lo que puede ser un diagnostico clínico, atender en todo caso alguna patología, los debe escuchar y debe escuchar sus reclamos, no a usted en particular, sino en general. ¿Qué es lo que más reclaman los veteranos uruguayos?

Gianella: Bueno las quejas por lo general son las financieras, el no poder acceder a determinada medicación, el estar solos y no tener un acompañamiento, pero fundamentalmente las quejas.

Christian: ¿Las tablets que el presidente dijo, les van a venir bien?

Gianella: Me estás poniendo en camisa de once varas (ríe)

Christian: Porque usted está más en contacto y los conoce ¿entiende que las tablets pueden ser una herramienta útil?

Gianella: Puede ser, si la persona está cognitivamente preparada para eso. Lo que sucede es que hay una gran franja de la población adulta mayor que no está en condiciones de usarla.

Christian: Igual el compromiso también es prepararlos, ofrecer cursos, clases.

Gianella: Sí claro, para que pueda acceder físicamente e intelectualmente a esa preparación.

Christian: Gianella, muchas gracias por estos minutos.

Contáctenos

Puede contactarnos telefónicamente o enviarnos un mensaje usando el formulario que se encuentra más abajo.


Teléfonos: 097 339 716 - 2619 33 42